miércoles, 17 de julio de 2013

La mediación, ese cercano desconocido


Cuando entras en una tienda y mientras estás mirado o buscando algo entre sus estantes se te acerca sigilosamente una dependienta para preguntarte con amabilidad ¿necesita ayuda? ¿Le puedo ayudar a encontrar algo? ¡eso es la mediación! Y en el terreno cultural también existe. Yo la conocí gracias al curso de Gestión Cultural - Aulas de las Artes 2013 en el que Carlos Lana, de MagmaCultura, nos lo explicó con pelos y señales. Básicamente, el mediador cultual es el intermediario interpretativo entre el público y la obra creada. El conocimiento de determinados datos de la obra te pueden dar una nueva y mejorada visión y comprensión de la obra como público. Dependiendo del grado de implicación y de relación, las funcionalidades de un mediador son diversas:

  • Información: cuando te da la información básica bien administrativa, bien situacional.
  • Educación: cuando requiere una elaboración de un plan educacional para que tu visita sea más fructífera y cuya explicación va siendo suministrada en función del interés de quién pregunta y demanda
  • Difusión: se correspondería con el clásico guía de visita guiada, de itinierarios, etc
  • Actividades públicas: desarrollo de diversas actividades de distinta índole para la mejor comprensión de la obra a una persona, a un grupo, etc
La figura del mediador cultural es muy interesante y necesaria en el nuevo concepto de museo o institución/actividad cultural actual. Seguro que seguiremos hablando de ella por aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada