viernes, 4 de octubre de 2013

La gestión cultural es la gestión de lo opinable

Alfons Martinell (Madrid, Octubre 2013)

El hombre desde que es hombre (género humano) ha sentido la necesidad de satisfacer sus necesidades intelectuales, sensitivas tanto individualmente como participativamente, en contacto con los otros. Y los que han ofrecido esa experiencia al resto lo han hecho siempre buscando el mayor grado de excelencia y calidad posible, pero a veces se necesitan los elementos técnicos y la especialización necesaria para esa intermediación entre los que expresan (artistas/creadores) y los que quieren sentir (público). Éste el meollo de la gestión cultural.

La gestión cultural, por tanto, surge de un invisible y necesario encargo social para organizar la vida cultural de una sociedad. Supone una práctica muy dinámica y diversa de acuerdo a la realidad temporal y espacial (contexto) de cada momento. No hay dos gestiones iguales, al igual que no hay dos eventos iguales.

Paradigma de la gestión cultural  (Alfons Martinell, 2013)

Nos contaba Alfons Martinell en el MGC_UC3M que esto de gestionar es muy complejo, porque se gestiona cultura que es algo que está lleno de opiniones, comentarios y rechazos. Y por ello, la gestión cultural es algo que se puede aprender, pero que NO se puede enseñar. Es cada uno, en su autonomía y libertad, quien debe aprenderlo con la experiencia de resolver los problemas que le van surgiendo, sabiendo que aunque hayas hecho un plan nunca sabes dónde te va a llevar. Eso sí, para andar el camino se necesita al menos:
  • un ancla (una base, una sensibilidad, una cultura, una capacidad para entender los procesos creativos)
  • una brújula (un mapa. unos objetivos, unas herramientas, y lo más importante, una buena agenda ;-) 
y también un respeto (al menos, que en algunos casos puede llegar a implicación) por los procesos y cambios sociales que ocurren a nuestro alrededor.

Nos habló de otras muchas cosas, pero termino este post con dos frases que me hicieron pensar:
  • "Esto de la CULTURA no se puede regir, gestionar y financiar con la lógica del MERCADO. Si fuera así, por ejemplo la poesía desaparecía"
  • "Para gestionar, no conviene analizar la "cultura de una sociedad" sino más bien su "vida cultural" presente"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada